Editorial:

Ignacia Fernández, Directora Ejecutiva Rimisp

Resulta difícil hacer un balance de este complejo año 2020. Comenzamos el año muy entusiasmados con la ejecución de Territorios en Diálogo, desafiante iniciativa tendiente a conformar alianzas o coaliciones transformadoras, para contribuir, a través del diálogo, a mejorar las condiciones de comunidades rurales en distintos países de América Latina. Un seminario en Piura, Perú, marcó el puntapié inicial de esta iniciativa, que ha significado para Rimisp un importante aprendizaje en materia de investigación acción participativa, con y para las comunidades.

Pero a los pocos meses nos encontramos en toda la región con la aparición del Covid-19, los primeros confinamientos y las consecuencias sociales y económicas de la crisis sanitaria, que se han hecho sentir más fuerte entre mujeres y pobladores rurales. Nuestra agenda de trabajo en terreno se vio rápidamente afectada por la pandemia, situación ante la que no bajamos el ritmo, sino que comenzamos a buscar alternativas tendientes a dar continuidad al trabajo en curso. Nuestro principal foco ha estado puesto en evitar que se incremente la brecha entre sectores urbanos y rurales, entre mujeres y hombres, entre jóvenes y adultos, por efectos de la disminución de la actividad laboral y la falta de acceso a la tecnología, que lamentablemente afectan con más fuerza a algunos sectores de la población que a otros.

Así dimos inicio a nuevos proyectos tendientes a mejorar nuestra comprensión de la forma como la crisis está afectando a los sectores rurales y proponer medidas para su recuperación. A pesar de las restricciones, hemos trabajado directamente con jóvenes, hombres y mujeres, de distintos países y territorios interesados en sumarse a los procesos de transformación de sus comunidades. También hemo dado inicio a nuevas alianzas estratégicas con ONGs, universidades y organizaciones territoriales en México, El Salvador, Colombia, Perú, Ecuador y Chile, para ampliar nuestra capacidad de diálogo e incidencia, en un momento particularmente complejo, donde todas las ideas y propuestas serán necesarias para recuperar el camino del desarrollo y la sostenibilidad.

2020 ha sido también un año desafiante para nuestro equipo. En conjunto encontramos la forma de transformar las dificultades propias del trabajo a distancia en una oportunidad para trabajar más integradamente entre colegas localizados en oficinas en distintos países de América Latina. Varios nuevos profesionales se sumaron a Rimisp este año, comenzando por los nuevos directores de las oficinas de México y Colombia, además de un grupo de nuevos investigadores, asistentes, comunicadores y administrativos. Así Rimisp sigue creciendo y transformándose.

El extendido confinamiento fue también una oportunidad para ampliar nuestra oferta de extensión, a través de la realización de varios nuevos cursos de formación a distancia en temas de metodologías participativas, desarrollo territorial con enfoque de género, territorio y pueblos indígenas, entre otras materias.

El balance interno es, por lo tanto, positivo. Si algo caracteriza a nuestro equipo son sus ganas, compromiso y energía para aportar al desarrollo de América Latina. Y a pesar de las dificultades, el cansancio o la incertidumbre, esas ganas se mantienen intactas para el 2021.

Sabemos que tampoco será un año fácil, pero tenemos la mejor disposición para enfrentarlo. El 2021 será el año del inicio de un trabajo más estratégico en Chile, con la apertura de una oficina país que busca contribuir al proceso constituyente con propuestas en temáticas tales como el desarrollo rural, la pequeña agricultura, la descentralización, la situación de las mujeres rurales los conflictos socio-territoriales por el uso y acceso a recursos naturales, que de seguro serán temas críticos de discusión en la agenda constitucional que se viene.

Será también el año de consolidar nuestra agenda de trabajo en México y Centro América poniendo en marcha la hoja de ruta que este año hemos trazado para la subregión. Así como en otras regiones, nuestros esfuerzos estarán puestos en aportar a la recuperación post-Covid, desde una perspectiva de sostenibilidad, de inclusión y de derechos para las y los habitantes de todos los territorios de América Latina.

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares