Con el objetivo de fortalecer las capacidades de los diferentes actores territoriales de ocho municipios priorizados de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) en el suroccidente de Colombia, y consolidar la plataforma Tedapaz como un observatorio que produce y gestiona información, visibiliza las realidades de los territorios, e incide en las decisiones del desarrollo y la construcción de paz; Rimisp inicia nuevo proyecto en alianza con el Programa Territorios de Oportunidad.

Para Rimisp, un observatorio territorial es una estrategia colaborativa y de trabajo en red que motiva la participación de un mayor número de actores locales con el fin de recopilar, producir y analizar datos que permitan comprender las realidades de la voz de sus habitantes.

“Un observatorio territorial facilita una lectura local que no se logra fácilmente desde la mirada nacional. De esta manera, buscamos facilitar y motivar la construcción de mediciones innovadoras que reflejen el avance o retroceso de los procesos de transformación a nivel territorial desde la perspectiva de sus propios habitantes lo cual resulta relevante en los espacios de decisión de política pública para la construcción de paz”, afirmó Carlos Córdoba, director de la oficina de Rimisp en Colombia.

Para ello, el proyecto retomará el trabajo adelantado en Tedapaz, una plataforma virtual conformada por las organizaciones de la sociedad civil del Alto Patía y Norte del Cauca que contribuye al seguimiento del PDET en esta zona. Gracias a este nuevo proyecto, se busca fortalecer el trabajo en cuatro municipios que ya integraban esta propuesta: Argelia y El Tambo (Cauca), El Rosario y Cumbitara (Nariño); y, además, ampliar la cobertura de la plataforma a cuatro municipios más: Guapi, Timbiquí, y López de Micay (Cauca), y El Charco, en Nariño.

Para avanzar en este propósito, el proyecto Fortalecimiento de la Plataforma Tedapaz: un observatorio para medir el cambio con perspectiva territorial contará con cuatro estrategias que serán diseñadas e implementadas junto con las organizaciones de la sociedad civil y con otros actores territoriales:

La primera consiste en el diseño e implementación de una estrategia de producción, análisis y gestión de la información que refleje los avances y limitaciones en los procesos de desarrollo y transformación de sus territorios, y permita realizar un análisis y seguimiento de las políticas públicas de desarrollo territorial y construcción de paz. Para ello, se diseñarán los indicadores cotidianos para la medición del desarrollo a escala territorial, de tal manera que se consolide una batería de indicadores tradicionales y cotidianos que den cuenta de los procesos de transformación en los territorios.

La segunda, y como soporte transversal al proyecto, consistirá en el diseño de una estrategia de comunicación que visibilice los hallazgos del observatorio para generar mayor conocimiento, entendimiento y reconocimiento de las realidades de estos territorios ante diferentes audiencias de interés.

La tercera comprende el diseño de una agenda de incidencia para movilizar acciones y promover procesos de transformación territorial a partir del análisis de las dimensiones de calidad de vida de los indicadores cotidianos, la revisión de los planes e instrumentos territoriales existentes, y las prioridades en el marco del cumplimiento del Acuerdo de Paz. “Eso será posible mediante la creación conjunta de un plan de acción de acuerdo con lo identificado en la estrategia de gestión del conocimiento, y de la articulación de una red de actores para avanzar en las acciones de incidencia en diferentes niveles territoriales a nivel municipal, regional, y nacional” puntualizó Claudia Ospina, Investigadora de la oficina de Rimisp en Colombia.

Finalmente, para garantizar la continuidad de esta apuesta, se diseñará conjuntamente una estrategia de sostenibilidad con el fin de consolidar las acciones por un tiempo prolongado.

“Los desafíos de una nación como Colombia frente a la construcción de paz en territorios afectados históricamente por la violencia son innumerables. Ahora, frente a la nueva realidad que deja a su paso el COVID-19 en nuestro país, es necesario situarnos desde la óptica de los territorios y construir con sus habitantes, mediciones innovadoras del desarrollo, las cuales complementen las mediciones tradicionales y representen un insumo para el diseño de mejores políticas públicas “, señaló el director de la oficina Rimisp Colombia.

Este proceso se adelantará en alianza con el Instituto de Estudios Interculturales (IEI) de la   Universidad Javeriana de Cali y gracias al apoyo del Programa Territorios de Oportunidad, el cual es financiado con recursos de USAID.

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares