Carlos Córdoba Martínez, es el nuevo director de Rimisp en Colombia y es Administrador Público, especialista en economía pública y Magister en Filosofía de la Pontificia Universidad Javeriana.

Por más de dos décadas ha trabajado en temas de desarrollo territorial y participación, logrando iniciar procesos de desarrollo regional como de paz territorial en los últimos años.

Esta experiencia es la que lo trae a trabajar a Rimisp donde “me llama mucho la atención la combinación entre el trabajo con actores y procesos concretos en el territorio y la investigación y generación de conocimiento” señala. La combinación de investigación, diseño de políticas y comunidades cree que le permite al Centro “ir a problemas concretos y aportar a que se resuelvan en la práctica”

¿Cuáles son los desafíos y las oportunidades que ve para la oficina Rimisp Colombia?

  • La oficina de Colombia ha logrado grandes avances en estos 5 años de trabajo, recibo una oficina con proyectos y muchos retos. La gran oportunidad de Rimisp en Colombia está en seguir trabajando en el binomio paz-desarrollo rural. Son dos caras de la misma moneda y hay mucho por hacer, tanto en la implementación del punto uno del Acuerdo de Paz como en la vinculación de lo rural y lo urbano en esquemas de desarrollo regional. El país está avanzando en eso y Rimisp puede aportar mucho en varias regiones.

¿Cuáles serán los énfasis o prioridades que le gustaría impulsar para Rimisp Colombia a corto y mediano plazo?

  • Colombia tiene hoy dos grandes retos en lo rural: la reactivación económica poscovid en el territorio y continuar la implementación del Acuerdo de Paz. Rimisp puede aportar en las dos cosas, el impulso de la agricultura familiar, el mejoramiento de los sistemas agroalimentarios, el empleo rural en especial para mujeres y jóvenes, son frentes de trabajo muy importantes que pueden marcar la diferencia en términos de equidad, en estos temas creo que podemos aportar mucho.

 ¿De qué manera cree que influirá el contexto nacional dentro del trabajo a realizar por el Centro en Colombia?

  • El país pasa por una polarización política y un recrudecimiento de la violencia en varios territorios, estas son cosas que no se pueden ignorar. Frente a los dos temas creo que nuestro trabajo está en seguir ayudando a promover los territorios en diálogo y el papel de la sociedad civil en la construcción de la democracia y la paz desde el territorio, así como ayudarle a entender al país que nuestros problemas no se resuelven con peleas en las redes sociales de gente que está en las principales ciudades, sino que hay que “arremangarnos” y ayudar a la gente que hace posible que el país tenga comida y recursos naturales.

¿Qué valor le da al trabajo con organizaciones e instituciones aliadas para la labor que se propone liderar en Colombia?

  • Un centro como Rimisp debe estar relacionado a varios mundos. En primer lugar, necesitamos seguir articulándonos con las entidades de cooperación que quieren aportar al desarrollo territorial y la paz en Colombia, por otro lado, necesitamos intensificar la relación con los gobiernos territoriales y agencias nacionales con las cuales podamos tener agenda conjunta, finalmente, como ya lo está haciendo Rimisp, conservar una relación activa con las organizaciones rurales en los territorios donde estamos trabajando.

¿Qué le gustaría que estuviéramos conversando en un año más, en relación al trabajo de Rimisp en Colombia?

  • Me gustaría que estuviéramos hablando de la aceleración de la reforma rural integral y la sustitución de cultivos ilícitos, así como de la priorización del desarrollo rural en el próximo plan nacional de desarrollo.

 

 

 

 

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares