En el marco de la alianza entre el Observatorio para la Equidad de las Mujeres (OEM) de la Universidad ICESI en Colombia y el Observatorio de Género Mujeres y Territorio  de Rimisp, se realizó el conversatorio virtual “Medición y apuestas de política pública desde la ruralidad: retos para América Latina” con el objetivo de incentivar una reflexión sobre la necesidad de construir políticas públicas situadas en los contextos, las experiencias y las dinámicas rurales con una valoración desde el enfoque de género.

Ángela María Penagos, Directora de la oficina Colombia y Valentina Cortínez O’Ryan  Coordinadora Observatorio de Género Mujeres y Territorios, de Rimisp; junto a Ana María Agredo, Coordinadora de Equidad en lo Rural OEM, dialogaron sobre los factores  que obstaculizan o facilitan el levantamiento de datos en las zonas rurales, los puntos estratégicos que se deben contemplar para la construcción de las políticas públicas para que las acciones que se emprendan, logren alcanzar una materialización efectiva en los territorios rurales de América Latina.

Para Rimisp, las discusiones sobre la ruralidad en el territorio latinoamericano y las experiencias de países como Colombia, México, Chile y Ecuador; dejan entrever la necesidad de abrir paso al análisis sobre el papel que desempeña el enfoque de género en las acciones estatales que se piensan para la ruralidad.

En lo que respecta al levantamiento de datos en las zonas rurales, Valentina O´Ryan menciono que, en términos generales, se evidencian problemas principalmente en su formulación. “Las encuestas presentan sesgo urbano desde la formulación de las preguntas. Al indagar por las actividades principales y las actividades económicas remuneradas, se desconoce la pluriactividad de las mujeres rurales, que en la gran mayoría de los casos no son remuneradas. Si entendemos que las encuestas alimentan las políticas públicas, aquí hay una limitación”, puntualizó la investigadora.

Para Ángela Penagos, un gran desafío en el levantamiento de datos en las zonas rurales se encuentra en los operativos de campo y la necesidad de contar con herramientas alternativas que permitan, a costos razonables, recolectarlos, almacenarlos y analizarlos. “Hay comunidades en las cuales es necesario realizar consultas y seguir las reglas de su territorio, pero la forma de recolectar información en las zonas rurales sigue los patrones de la ciudad y esa es una gran dificultad. En Colombia hemos avanzado, pero hay desafíos por superar. Necesitamos formación y las herramientas que permitan captar las realidades que viven los habitantes de las zonas rurales, reconociendo las complejidades del territorio. Falta investigación que permita encontrar formas para hacerlo” señaló Penagos.

De otro lado, y aunque en estos momentos no es posible precisar las consecuencias que dejará COVID-19, las expertas motivaron la reflexión sobre el diseño de métricas innovadoras relacionadas con el bienestar y la calidad de vida de las personas. “Las nuevas métricas intergeneracionales, en temas como el ocio y la felicidad, más la situación generada por el COVID, deben precisar cómo cambia la cotidianidad de las personas porque ahora, la forma de interactuar y el relacionamiento con las redes, estará vinculado con el bienestar”, puntualizó Penagos.

Para Valentina O´Ryan, es necesario considerar una estructura descentralizada para diseñar políticas públicas que mejoren las situaciones que enfrentan las mujeres. Esto va acompañado de estrategias para articular organizaciones de mujeres, donde existan agendas con intereses claros que busquen incidir en las decisiones y políticas locales. “Es muy importante generar estrategias de inclusión y acompañamiento donde las mujeres sean las protagonistas del desarrollo” puntualizó la investigadora.

Como acierto, señalaron la flexibilidad y los esfuerzos desde diversos sectores para modificar el diseño de la política pública en relación con las mujeres y la incorporación de nuevos componentes con temas relacionados a la violencia, la salud sexual y reproductiva y el empoderamiento.

No obstante, el desafío que permanece es la necesidad de articular diversos sectores para promover el desarrollo de las zonas rurales, entendiendo sus dinámicas territoriales y sus conflictos socioterritoriales, para gestionarlos y lograr soluciones sostenibles.

Para conocer los detalles, revive el conversatorio aquí https://www.facebook.com/watch/?v=349768389397711&extid=oXZXhiFG74KEMaGM

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares