La Agricultura Familiar (AF) se enfrenta a desastres y crisis de forma regular: heladas, precios volátiles, inundaciones, conflictos sociales, plagas, granizos, sequías y la lista continúa. Con la propagación del coronavirus en todo el mundo, la AF se enfrenta a una paradoja compleja: arriesgar el contagio del virus al vender su producción en la ciudad; o quedarse en casa con el riesgo de que se le malogre la cosecha.

Desde Bolivia compartimos la experiencia de la Plataforma Agrobolsas Surtidas (PAS), como un espacio que busca habilitar sistemas de comercialización de contingencia, que permitan abastecer las ciudades con productos frescos de forma segura, justa y digna.

La PAS, que fue creada en el año 2017 por un colectivo de agricultores rurales y emprendimientos urbanos que están en la búsqueda de “una alianza urbano rural para una alimentación digna”, facilita el encuentro presencial entre familias agricultoras de 14 comunidades indígenas y campesinas y consumidores de la ciudad de La Paz.

Con el apoyo del Proyecto Mercados Inclusivos de la Cooperación Suiza y Sueca, implementado por Swisscontact y su socio co-facilitador Rimisp; la PAS acaba de presentar una aplicación (APP) que permite a los consumidores reservar productos del mercadito virtual de la PAS, con el compromiso de que sus pedidos sean recogidos en lugares estratégicos de la ciudad.

El objetivo de la APP de la PAS es facilitar, promover y ampliar el intercambio presencial entre consumidores y productores, consolidando un sistema alimentario sostenible, digno e inclusivo.

Lamentablemente, en tiempos de cuarentena y distanciamiento social, el encuentro presencial se imposibilita. Por ende, la PAS está realizando entregas de “camiones surtidos” para que los barrios donde no existen mercados, se puedan abastecer de productos alimentarios sanos y frescos.

En apenas pocos días de funcionamiento, los grupos Whatsapp de la PAS están saturados de pedidos, que ya cuentan con más de 800 recibidos en un par de días. Pese a aspectos logísticos muy complejos, la PAS está facilitando la llegada de camiones a los barrios donde sus consumidores esperan sus productos frescos.

El camión surtido es una estrategia de resiliencia que permite a los productores vender su cosecha de forma segura y digna, limitando su exposición al contagio; abasteciendo zonas urbanas desatendidas mediante circuitos cortos de comercialización que minimizan el riesgo de que el coronavirus llegue a zonas rurales.

La actual crisis ha despertado el interés de un grupo importante de consumidores en estrategias alternativas de comercialización de productos alimentarios como la PAS. La expansión de las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) brinda nuevas oportunidades de articulación urbano-rural en estos tiempos volátiles. Para la PAS, la vinculación es más que una simple transacción comercial, la Plataforma permite a los consumidores tener garantías respecto al origen y los modos de producción de los alimentos, que consume su familia. Por otro lado, agricultores rurales y peri-urbanos cuentan con mecanismos de comercialización más dignos donde su trabajo es respetado y valorado.

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares