Después de dos años culminó el Diplomado Diálogo Intercultural: Incidencia comunitaria y territorial para la construcción de paz, realizado en el marco de la iniciativa Capacidades para la Incidencia, el cual tuvo como objetivo el fortalecimiento de capacidades de 87 miembros de organizaciones de la sociedad civil de la subregión del Alto Patía y Norte del Cauca.

Esta iniciativa reconoce la importancia de fortalecer las capacidades de diversos actores territoriales como agentes de cambio en sus comunidades, para que aporten al diálogo social e intercultural y a la construcción de paz. En tal sentido, esta estrategia formativa se enfocó en fortalecer los conocimientos y habilidades de las organizaciones campesinas, afrocolombianas, indígenas, víctimas de la violencia y mujeres de esta subregión colombiana, en temas relacionados a tierras, territorio, territorialidades, participación ciudadana y comunitaria, planeación territorial con enfoque comunitario y de género, visiones alternativas de construcción de paz, Derechos Humanos, gestión de conflictos, negociación y diálogo social.

Para los participantes, los aprendizajes se dieron en múltiples niveles, tal como lo expresan en sus testimonios. “De este diplomado aprendimos muchas cosas que no sabíamos. Nos enseñó el trabajo del Plan de Desarrollo con Enfoque Territorial PDET que se implementó, del trabajo de los Acuerdos de Paz y esto nos sirve para incidir en el municipio de Toribío (Cauca), el cual es afectado por el conflicto armado. Es un reto que tenemos para acompañar tanto a los concejales como líderes, presidentes de juntas de acción comunal, para replicar a nuestra comunidad y construir la paz que queremos en nuestro municipio” afirmó Francisco Ascué Tenorio, integrante del Resguardo Indígena de Toribío (Cauca).

Para Rimisp y los socios del consorcio, este proceso formativo tiene un gran valor, pues gracias a él se promovió el diálogo intercultural, transparente y participativo, con el fin de motivar la construcción de estrategias de desarrollo rural con enfoque territorial y construcción de paz con los habitantes de esta región del país. “Este proceso tuvo varios retos, entre estos tener que realizar sesiones virtuales debido a la pandemia ocasionada por el COVID – 19, pero a pesar de los desafíos, las organizaciones lograron culminar un espacio formativo de excelente calidad no solo por los y las docentes y las temáticas abordadas, sino por los aportes, experiencias y aprendizajes que cada participante compartió durante el taller y luego con su comunidad. Esto sin duda nos invita a continuar impulsando procesos de participación, formación y veeduría ciudadana, así como el fortalecimiento de dinámicas que motiven una formulación más transparente, pertinente y participativa de las estrategias de desarrollo e instrumentos de planeación territorial en Colombia” afirmó Carlos Córdoba, director de la oficina de Rimisp en Colombia.

“Este diplomado me ha servido para empoderarme como mujer rural y ayudar a la defensa y a la visualización de los procesos de mujeres, que hoy tenemos dificultades en el Norte del Cauca, como la violencia de género que se ha suscitado por la falta de oportunidades tanto sociales, políticas como económicas En este sentido, el diálogo es importante para la solución de esta problemática porque hoy nos encontramos con unos escenarios que nos ayudan a visualizar herramientas y conocer las leyes” señaló Emilse Jiménez, integrante del Colectivo de Mujeres Trascendiendo por el municipio de Buenos Aires (Cauca).

Para Víctor Collazos, representante del Espacio Regional de Paz del Cauca, ERPAZ, los territorios del Alto Patía y Norte del Cauca viven una alta irregularidad del conflicto, altos índices de violencia y son territorios olvidados por el estado colombiano. “El hecho de generar herramientas, espacios, encuentros para construir alternativas que permitan ir encontrando los caminos para superar las dificultados y los problemas es valioso porque las comunidades y los liderazgos se sienten acompañadas y potencializados. De esta manera se van encontrando caminos de superación de estas dificultades que afectan los territorios y la vida digna de las comunidades” puntualizó este líder social.

Desde el Instituto de Estudios Interculturales de la Universidad Javeriana Cali, Edilberto Vergara, coordinador pedagógico y territorial afirma que, “este proceso formativo se convirtió en una oportunidad para apostarle a la construcción de paz desde los escenarios académicos y comunitarios de la mano de los líderes y lideresas de las organizaciones en el suroccidente colombiano. En tiempos de reconfiguración del conflicto armado en el país, este diplomado se convirtió en una alternativa social que abrió las puertas para construir diálogo social intercultural en cada una de las jornadas presenciales y virtuales; el aprendizaje colectivo reafirmó la necesidad y la urgencia para continuar haciendo incidencia social y política para lograr la efectiva implementación del acuerdo de paz”.

Este diplomado, que promueve la construcción de acuerdos y mecanismos para la construcción de la paz en Colombia, fue posible gracias al proyecto Capacidades para la Incidencia, liderado por el consorcio conformado por Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, el Instituto de Estudios Interculturales de la Pontifica de la Universidad Javeriana de Cali y la Fundación Avina, y cuenta con el apoyo de la Delegación de la Unión Europea en Colombia, en su misión de conjugar recursos humanos y financieros para generar cambios en los territorios colombianos.

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares