Paulina Cadena, directora nacional de Bachillerato en Ecuador, se refiere al proceso de revalorización de la educación técnica, la que ha sido priorizada y elevada a política pública por parte del Ministerio de Educación (MINEDUC). Rimisp participó en la creación del sello -que será lanzado el próximo miércoles- que reconoce a entes públicos y privados que colaboran con colegios técnicos. 

El sello del Bachillerato Técnico, o sello BT, es una herramienta creada por el MINEDUC que impulsa el desarrollo de las competencias laborales de los jóvenes.

¿Qué es el Bachillerato Técnico?, ¿qué especialidades tiene?

El Bachillerato Técnico es una opción dentro del Bachillerato General Unificado, en el que las y los estudiantes, además de las asignaturas del Tronco Común, pueden optar para recibir una formación técnica en la figura profesional que seleccionen. El Bachillerato Técnico es una elección válida que brinda a aquellos estudiantes que desean o necesitan la oportunidad de incorporarse tempranamente al mundo laboral. Sin embargo, los egresados de este bachillerato también están preparados para continuar sus estudios de nivel superior, como lo establece la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI).

Esta oferta actualmente está compuesta por 34 Figuras Profesionales (FIP), o especialidades. El listado de estas figuras y sus mallas curriculares fue emitido mediante los acuerdos ministeriales MINEDUC-2019-00069-A, de octubre de 2019, y MINEDUC-2020-00017-A, de marzo de 2020.   

 ¿Qué sectores se beneficiarán de esta oferta?

Las 34 FIP de la oferta técnica para bachillerato están agrupadas en cinco áreas: agropecuaria, con 4 FIP; industrial, con 13 FIP; servicios, con 10 FIP -esta área incluye al sector turismo, administración, y TICs-; artística, con 5 FIP; y deportiva, con 2 FIP.

¿Por qué el MINEDUC decidió adoptar esta oferta educativa?

Si bien la oferta de educación técnica de nivel medio existe en el país desde hace muchos años, el Bachillerato Técnico adquiere relevancia por el requerimiento de perfiles técnicos, derivado de la estrategia nacional para el cambio de la matriz productiva, los sectores priorizados y las agendas zonales de desarrollo.

Como afirma la LOEI: “el Bachillerato Técnico es una  de  las  más  potentes herramientas para favorecer el desarrollo económico y social de un país”. En este marco de acción, el MINEDUC busca brindar a los y las jóvenes alternativas de educación que respondan a sus intereses y aporten al desarrollo de sus proyectos de vida. He aquí la necesidad de revalorizar la educación técnica para que esta deje de ser considerada “la  oferta  pobre  del  sistema  educativo” (Tomaselli, 2018).

¿Cuál ha sido el papel de Rimisp en el diseño del Bachillerato Técnico  y en qué consiste el sello del Bachillerato Técnico?

Desde 2018, Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural expresó su interés por contribuir con el fortalecimiento de la educación técnica, principalmente desde un enfoque rural. Como resultados de este diálogo, se acordó la importancia de desarrollar un sello de reconocimiento para las empresas y establecimientos que cuenten con buenas prácticas o demuestren su compromiso con la educación, en el marco del fortalecimiento de la educación técnica a nivel medio.

Mediante el oficio Nro. MINEDUC-2019-00233-OF, del 13 de marzo de 2019, el Ministro de Educación solicitó apoyo a Rimisp “a través de una Asistencia Técnica, que en el corto plazo permita construir un sello que identifique y reconozca a las empresas que apoyan el fortalecimiento de la educación técnica, promoviendo así sus programas de responsabilidad social”.

El primer producto de dicha asistencia técnica, concluyó que existe viabilidad para crear un reconocimiento por parte del MINEDUC, además de que los actores privados ven motivante el establecimiento de este tipo de esquemas para apoyar la educación técnica a nivel medio. Se estableció que el reconocimiento se expresaría a través de una marca registrada, que implica el cumplimiento de estándares mínimos de cooperación en temas como conocimiento y motivación, equipamiento e infraestructura, innovación productiva y vinculación laboral.

El lanzamiento del sello BT se realizará este próximo 24 de febrero de 2021.

¿Cuál ha sido el papel del sector privado para apoyar esta oferta?

La vinculación con el sector productivo y social, sea en los ámbitos privados o públicos, es un eje imprescindible para mejorar la calidad de la oferta técnica.  El sector privado, generalmente tiene la ventaja de contar con procesos y tecnología actualizada, en los que los y las estudiantes puedan acceder a estos espacios para el desarrollo de sus actividades prácticas y  mejorar sus condiciones posteriores de inserción laboral. Otro gran aporte del sector privado es la capacitación a docentes, para que puedan acceder a información vigente, que les permita compartir con sus estudiantes, y a la vez mantenerse vinculados a la actividad productiva.

 ¿Qué resultados ha generado todo este proceso?

 El Bachillerato Técnico en el Ecuador tiene su origen en la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, en los últimos años se ha reforzado el trabajo para revalorizar esta oferta; el desarrollo de la Estrategia de Fortalecimiento de la Educación Técnica en el 2018 ha sido un primer paso para impulsar acciones colaborativas que dan como resultado la capacitación de docentes para el Bachillerato Técnico, tanto en temas técnicos como ha sido el caso de las colaboraciones con Microsoft, Cisco y Edutec, así como la capacitación en Habilidades del Siglo XXI con el apoyo de empresas como Lab XXI; o el trabajo de proyectos con un enfoque de emprendimiento, como es el caso del Programa Develando Oportunidades de Vida (DOV), ejecutado en colaboración con la universidad Kassel de Alemania. También se ha apostado por el fortalecimiento de capacidades pedagógicas, como las que se llevan a cabo con el apoyo de VVOB Cooperación para el Desarrollo.

Elevar el fortalecimiento de la educación técnica a una política pública priorizada por parte del Ministerio de Educación ha permitido ampliar y mejorar las articulaciones interinstitucionales, así como impulsar y fortalecer las alianzas público-privadas, evidenciando que es una política pública intersectorial que brinda la oportunidad de articular al sector educativo con el sector productivo y social.

El desarrollo del Plan de Educación y Formación Técnico Profesional construido entre el MINEDUC, la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESCYT) y la Secretaría Técnica del Sistema Nacional de Cualificaciones y Capacitación Profesional (Setec) es un instrumento que establece una clara hoja de ruta a mediano y largo plazo, para una mejor gobernanza del sistema nacional de educación técnica.

Así también, la construcción del modelo de colegios autosostenibles desarrollado entre el MINEDUC y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), que permitirá que los ingresos generados por las Unidades Educativas de Producción se consideren ingresos de autogestión permanente y logren fortalecer espacios reales de formación, propiciando la participación de toda la comunidad educativa, integrada por docentes, estudiantes, funcionarios administrativos/financieros, actores a nivel distrital, zonal, central y de apoyo territorial, como son los gobiernos autónomos descentralizados, otros actores públicos, privados y de los sectores social y productivo.

Otro gran logro es el desarrollo de la marca país denominada sello BT, con el cual se pretende reconocer la gestión y compromiso de las organizaciones hacia el país y especialmente hacia la educación técnica. Este permite, adicionalmente, reforzar la confianza de los clientes y proveedores de las organizaciones poseedoras de este reconocimiento, frente a sus competidores.

 

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares