La primera reunión del Grupo de Diálogo Rural de Ecuador (GDR-Ecuador) en este año, se enmarcó en un panel de expertos que analizaron y compartieron sus propuestas para lograr el desarrollo del medio rural.

«El Futuro del Agro en Ecuador» se denominó el conversatorio realizado el 28 de enero pasado en el Teatro Calderón de la Barca de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) y que congregó a más de 150 asistentes. El panel de expertos estuvo integrado por el ministro de Agricultura y Ganadería, Xavier Lazo, el representante de la FAO en Ecuador, Augustín Zimmermann, la integrante de la Red Nacional de Jóvenes Emprendedores Rurales del Ecuador (Renajer), Cristina Toapanta y el docente universitario y representante de Slow Food, Esteban Tapia.

 

Ney Barrionuevo, Director Rimisp Ecuador

El evento contó con la moderación del secretario técnico del GDR, Ney Barrionuevo, quien manifestó que el objetivo de este diálogo es «conversar con un sentido estratégico sobre el porvenir del sector considerando el entorno nacional y mundial actual, desde diversas perspectivas, tanto del sector público como de los productores, la cooperación y la academia, así como retroalimentar las líneas maestras de la propuesta de políticas de estado para el agro».

De su lado, el ministro Xavier Lazo, inició su intervención agradeciendo a Rimisp, al GDR y a la USFQ por facilitar la organización de este espacio. Señaló que «los jóvenes son el factor fundamental en el que deben concentrarse las políticas públicas».

Explicó que existen índices preocupantes relacionados al promedio de edad de los agricultores y al nivel de escolaridad de los mismos. En el primer grupo, la edad promedio supera los 47 años y el índice de escolaridad es de 7 años.
Expresó la importancia de actualizar la malla curricular de los colegios técnicos y de los contenidos y metodologías de la asistencia técnica en general, considerando las necesidades de los productores.

Por su parte Augustín Zimmermann enfatizó en los datos obtenidos por FAO con el índice de inseguridad alimentaria; «uno de los resultados de la investigación es que 2 mil millones de personas tienen algún problema de desnutrición, no tienen acceso a alimentos sanos, nutritivos y seguros. Lo que ha afectado a América Latina y El Caribe es la desaceleración económica y las recesiones. Los países exportadores de productos básicos son los que más han sufrido por la desaceleración económica y también aquellos países con un mayor nivel de pobreza». Puntualizó la necesidad de fomentar una cultura asociativa de agricultores, que los permita vincularse con los mercados de manera competitiva e inclusiva.

La joven emprendedora rural, Cristina Toapanta, en representación de la Renajer recordó que «los pequeños productores representan alrededor de 85% de unidades productivas del país y de ellos depende la seguridad y soberanía alimentaria. Entre ellos, los jóvenes, que quieren ser protagonistas del futuro del agro. La agricultura no solo es producir, es una cultura de querer la tierra, de transmitir los conocimientos». Indicó que para lograr un desarrollo integral se necesitan cambios profundos en la educación, la salud, la vialidad, los servicios básicos, etc.

Mientras tanto Esteban Tapia recalcó en la importancia de reflexionar en los hábitos de consumo y cómo desde el enfoque de la academia, de la gastronomía, del turismo, se puede aportar. «Debemos trabajar en la autoestima de los jóvenes para que se sientan orgullosos de ser campesinos, pero dándoles oportunidades para mejorar sus fuentes de ingresos», manifestó.

Señaló que se debe poner rostro y nombre a los campesinos que elaboran los diferentes productos para valorar la identidad cultural y la biodiversidad.

Durante el conversatorio se abordaron una gran cantidad de temas relacionados con la problemática y las soluciones para el futuro del agro en el Ecuador, bajo el enfoque del diálogo, la reflexión y la innovación.

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares