Cada vez son más las iniciativas de construcción de paz que lideran las comunidades rurales en Colombia, un país que vivió 50 años de conflicto armado interno.

El municipio de Suárez, Cauca (Colombia), es hoy uno de los lugares más golpeados por la nueva guerra de las disidencias de la guerrilla de las FARC. No obstante, las organizaciones de la sociedad civil lideran iniciativas de construcción de paz para transformar la realidad de sus territorios.

Suárez integra la subregión del Alto Patía y Norte del Cauca, una subregión que agrupa a 24 municipios de los departamentos del Valle del Cauca, Cauca y Nariño. Estos municipios conforman los 170 priorizados por el Gobierno nacional, para implementar los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) establecidos en los Acuerdos de Paz.

Esta subregión, la más grande del país, está integrada por comunidades afrocolombianas, indígenas y campesinas que hacen de este territorio uno multicultural, debido a las diversas prácticas sociales, culturales, políticas y económicas que protagonizan.

Ahora con la Escuela Intercultural de Paz “Benicio Flor”, estas comunidades se unen para formar los líderes de la región.

Conoce esta historia de resistencia realizada por La Silla Vacía.

 

Escuela Intercultural de Paz «Benicio Flor», Colombia / La Silla Vacía

Esta producción fue posible gracias al apoyo de «Capacidades para la Incidencia», una iniciativa que tiene como propósito acompañar a las organizaciones de la sociedad civil del Alto Patía y Norte del Cauca para fortalecer su incidencia en los procesos de construcción de paz territorial, y la cual es liderada por Rimisp, el Instituto de Estudios Interculturales de la Universidad Javeriana de Cali, la Fundación Avina y la Delegación de la Unión Europea en Colombia.

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares