Trayectorias y aspiraciones de jóvenes rurales en Ecuador: el papel del territorio y de las políticas públicas

Este documento busca profundizar en la comprensión de las trayectorias y aspiraciones de jóvenes rurales y el rol del territorio y las políticas públicas en ellas, desde la perspectiva de su contribución a la reducción de las restricciones para su inclusión económica en Ecuador. Si bien la población joven cuenta con un nivel educacional más avanzado que el de las generaciones previas, las juventudes rurales se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad en relación con sus pares urbanos, tiene menores oportunidades de empleo decente, menores posibilidades de acceso a educación de calidad, y mayores tasas de pobreza. Además, una proporción mayor de personas que no se encuentran estudiando ni trabajando remuneradamente, especialmente mujeres jóvenes rurales.

Los resultados apuntan a la diversidad de trayectorias y aspiraciones de los jóvenes; la importancia que ha ido adquiriendo la educación superior, aunque en la práctica un muy bajo porcentaje la alcance; la proyección laboral a través del autoempleo, como espacio esperanzador ante experiencias asalariadas precarias, pero incierto y con altas probabilidades de fracaso; y el importante arraigo a sus comunidades y territorios de origen.

Se ven incipientes cambios los sistemas de género y a las aspiraciones de las mujeres jóvenes rurales en cuanto a retrasar la maternidad, para desarrollarse en otras áreas como los estudios y el trabajo. En las estrategias desplegadas por los jóvenes rurales para llevar a cabo sus proyectos, juegan un rol importante su familia, su empeño personal y políticas públicas y programas de apoyo impulsados por organismos de cooperación o privados, situados territorialmente. Por ello, se requieren inversiones para el desarrollo rural general e inversiones orientadas de modo específico a los jóvenes, es decir, una combinación de políticas dirigidas al territorio y políticas orientadas a los individuos, específicamente considerando el curso de vida y sus etapas.

Abstract

This document aims to have a deeper comprehension of rural youth pathways and aspirations and the role of the territory and public policies, in regard to their contribution to the reduction of economic inclusion’s restrictions on Ecuadorian rural youth. Even though the younger generations have higher educational levels than older generations, the rural youth have fewer opportunities to decent employment, fewer to quality education and present higher poverty rates, and a higher proportion of people who are not studying nor have a paying job. This is even higher among rural young women.

Results point to a diversity of young life paths and aspirations. Higher education is relevant for rural youth, even though only a low percentage get into it. They see self-employment as a better option than low-paying jobs, but it is an unsteady alternative that has high probabilities of failure. Also, rural youth is very embedded in their communities and territories of origin.

Gender systems show signs of changing, and rural young women are shifting their aspirations, putting off maternity to study or work. Family plays a central role in rural youth’s strategies for achievement, as personal performance and public policies and territorial support programs do. Therefore, investment in rural development and youth support is required, which means that policies must combine territorial and individual approaches considering life-paths and stages of life.

Hallazgos principales

  • Diversas trayectorias y aspiraciones de la juventud rural, donde la educación superior cobra importancia, aunque un bajo porcentaje tenga acceso a ella.
  • Proyección laboral a través del autoempleo como espacio esperanzador ante experiencias asalariadas precarias, pero incierto y con altas probabilidades de fracaso.
  • En las estrategias desplegadas por los jóvenes rurales para llevar a cabo sus proyectos, juegan un rol importante su familia, su empeño personal y políticas públicas y programas de apoyo impulsados por organismos de cooperación o privados, situados territorialmente.
Mensaje del autor

La importancia de los jóvenes para el desarrollo rural y los desafíos específicos que este grupo encuentra en el proceso de inclusión económica y social, son reconocidos por expertos y organismos internacionales. El bono demográfico debe ser aprovechado, donde la fuerza productiva de los jóvenes rurales debe ser un motor de desarrollo y crecimiento y, por lo tanto, deben ser incluidos plenamente dentro de las sociedades. En Ecuador, la población joven que tiene entre 15 y 29 años de edad, alcanza un total estimado de 1,5 millones en áreas rurales, y 2,7 millones en espacios urbanos; es decir, representan el 9,2% y 16,5% de la población total respectivamente. Los jóvenes de América Latina y Ecuador se encuentran en condiciones de mayor vulnerabilidad en comparación a sus pares urbanos, contando con menores oportunidades laborales de empleo decente, menores posibilidades de acceso a educación de calidad, y con altas tasas de pobreza. Además, una proporción mayor de personas no se encuentran estudiando ni en un trabajo remunerado, especialmente mujeres jóvenes rurales. Además, al compararlas con generaciones anteriores también se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad. Si bien la población joven cuenta con un nivel educacional más avanzado que el de las generaciones previas –como consecuencia de las mayores coberturas educativas en la región de las últimas décadas–, siguen vigentes las brechas en educación, observándose menores tasas de participación y de conclusión educativa en los sectores rurales.

Descargar PDF Enviar por correo Imprimir